Con la llegada del buen tiempo nos exponemos, queramos o no, a los rayos del sol. Gorros, gafas de sol, pañuelos… son accesorios muy útiles para combatir la penetración de los rayos ultravioleta en nuestra piel, pero además, te contamos qué hacer para que tu piel luzca bronceada y radiante durante más tiempo.

Antes de la primera exposición al sol, lo mejor es prepararla con una exfoliación. Un tratamiento exfoliante como nuestra Clean skin, ya sea hecho en casa o en un centro de belleza, ayuda a eliminar las pieles muertas y a limpiar impurezas que se han ido creando con el paso de los días.

Lo más recomendable es realizarla una vez cada 15 días, aunque depende del tipo de piel de cada uno, ya que si tu piel es muy fina, con una vez al mes será más que suficiente.

La hidratación externa e interna es obligatoria para presumir de piel radiante

Algo que no puedes olvidar nunca es la hidratación. Hidratar bien la piel es fundamental para que la exposición al sol no sea perjudicial. Cuando hablamos de hidratación nos referimos a utilizar cremas hidratantes diariamente, tanto en el cuerpo como en el rostro.

Desde NOVU le damos una hidratación extra a tu piel con el tratamiento Cold Ion, un tratamiento frío que ayuda a penetrar mejor todos los activos.

Además, de ingredientes externos como las cremas y tratamientos de belleza es necesario beber agua abundantemente, ya que si tienes la piel seca y debilitada, los efectos del sol serán peores.

¡IMPORTANTE! No podemos llegar a la playa y tumbarnos como locos a tomar el sol. La exposición al sol debe ser gradual y progresiva y siempre con protección. Y recuerda, es indispensable evitar el sol en las horas centrales del día (12-15h), ya que los rayos solares tienen una incidencia mayor en nuestra piel.

Por último y no menos importante, hay que concienciarse de utilizar protección solar diarimente adecuada a nuestro tipo de piel. Cuando estamos en una terraza tomando algo, salimos a pasear o hacemos deporte al aire libre, estamos exponiendo nuestra piel a los rayos solares y hay que protegerla de su efecto nocivo. En NOVU disponemos de un potente protector solar adaptado a todo tipo de pieles y que recomendados mezclar con la crema hidratante habitual.

¿Qué factor de protección uso? Si tienes la piel muy blanca, delicada y con tendencia a quemarte, debes utilizar factor de protección SPF+50, al menos los primeros días. Si por el contrario eres de piel morena un factor SPF 30 será necesario. Con el paso de los días y según tu piel vaya respondiento podrías reducir la protección a SPF 15.